26 de diciembre de 2016

TERRORISMO MACHISTA

¡¡¡Alzando la voz hoy en el periódico de mi ciudad, en el "Diario de Burgos"!!! :D :D

¿Cuántas personas han muerto este año por terrorismo en España? Cero. Ninguna. Ninguna desde 2009. ¿Y cuántas mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex-parejas? Sólo este año casi 50. ¿Y desde 2009? Unas 450. ¿Por qué no se le da entonces la importancia que tiene? ¿Por qué no se toman medidas ejemplares de una vez por todas? Y por todos. ¿No son suficientes mujeres aún? ¿Cómo es posible que la cobertura mediática que se le da a una lacra indiscutiblemente escandalosa sea tan escasa, vergonzosa, inhumana e injusta? ¿Qué problema hay en llamar a las cosas por su nombre? ¿A quién no le interesa que se haga? ¿A qué estructura social-cultural-política-económica le podría perjudicar que la sociedad se tomara en serio este drama? Terrorismo yihadista, terrorismo etarra... ¿Qué día vamos a hablar, por fin, de terrorismo machista? ¿Qué más tiene que pasar? ¿Qué más? ¿CUÁNTAS MÁS?


20 de diciembre de 2016

¿CUÁNTAS VECES?

¿Cuántas veces has dejado de ir a un sitio solamente porque sabías que te tocaba volver a casa solo? ¿Cuántas veces le has pedido a un taxista que, por favor, no se vaya hasta que te haya visto entrar en el portal? ¿Cuántas veces has sentido que ni siquiera eso podría garantizarte el llegar bien a casa? ¿Cuántas veces has mirado, desde fuera, en el reflejo del espejo del portal, si había alguien dentro? ¿Cuántas veces has pensado que qué lento se cierra el ascensor y no precisamente porque llegaras tarde a un sitio? ¿Cuántas veces le has tenido que pedir a tu pareja, a tu amigo o a tu padre que te acompañe para no ir solo? ¿Cuántas veces te has cambiado de acera porque de frente viene un hombre? ¿Cuántas veces te has cruzado con un hombre y has respirado al pensar "qué bien, no me ha dicho/hecho nada"?¿Cuántas veces has fingido hablar por el móvil para intentar evitar que se dirijan a ti? ¿Cuántas veces le has insistido a tu amigo para que te escriba sin falta cuando haya llegado a casa? ¿Cuántas veces has cogido del brazo a un chico desconocido para que crean que estás con él? ¿Cuántas veces te has dejado los cascos puestos pero has apagado la música para escuchar cualquier mínimo ruido? ¿Cuántas veces te has sobresaltado porque un chico ande detrás de ti más de X segundos cuando de noche caminas solo? ¿Cuántas veces te has metido en un sitio con gente para esperar a que se aleje un hombre? ¿Cuántas veces te has sentido aliviado al comprobar que era una chica? ¿Cuántas veces has cambiado tu recorrido para ir más tranquilo por calles en las que pasan coches? ¿Cuántas veces has mirado hacia atrás antes de abrir tu portal? ¿Cuántas veces has vuelto prácticamente corriendo a casa para estar solo el menor tiempo posible? ¿Cuántas veces has llegado a casa con la respiración acelerada, notándote los latidos del corazón, sin una causa aparente? ¿Cuántas veces vas por la calle con las llaves bien sujetas entre los dedos? Y si me apuras, ¿cuántas veces has pensado en comparte un spray y no precisamente para hacer graffitis? ¿Cuántas veces lo has hecho, además, de forma natural, asumiendo que son cosas normales que hay que hacer? Dime, hombre, ¿cuántas? Y si alguna vez lo has hecho, ¿para protegerte de qué? O, mejor dicho, ¿de quién?

Secuencia del corto francés 'Au Bout de la Rue', sobre el miedo de las mujeres a volver solas a casa. 

¿Cómo podéis tener tan poco respeto y tan poca empatía para llamar exagerada, paranoica e incluso esquizofrénica a cualquiera que hable de la realidad cotidiana con la que convive? Esa misma realidad que en su cara le negáis. ¿No tenéis madres, hermanas, primas, sobrinas, amigas... con las que hablar? ¿O es más cómodo hacer oídos sordos y, si algún día les pasa algo, ya lloraremos? Con lo sano que es llorar, claro que sí.

19 de diciembre de 2016

TODOS MERECEMOS UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

"Ya ha dicho un juez, con la ley en la mano, que si el chaval al que grabaron las cámaras de seguridad a plena luz del día en el portal de su casa, esperando a su novia para tirarla de un golpe, darle patadas y puñetazos mientras está en el suelo y arrastrarla por el rellano cogida de los pelos, para subir así con ella las escaleras, no tuviera antecedentes penales no debe entrar en la cárcel porque tampoco es tan grave. Si su historial está oficialmente limpio, les condenan a que no se acerquen mucho a ellas, joder. ¿De verdad que no os vale con eso? Ya le ha pedido perdón y le ha prometido que no volverá a ocurrir. Todos merecemos una segunda oportunidad. Lo que no tiene perdón es lo vuestro. Aprovechar la publicación de unas imágenes en las que se ve a una mujer agredida por su pareja para denunciar que hay miles y miles de mujeres agredidas por sus (ex)parejas es de ser muy miserable y oportunista. Además, ella no le ha denunciado nunca - ni siquiera después de que las imágenes se han hecho públicas en televisión - así que igual es que no le duele tanto, ¿no? ¿O qué sois ahora? ¿Adivinas? Si se quieren y ella no ha decidido marcharse de casa, ¿quiénes sois vosotras para meteros en su relación de pareja? Mira que sois malas y envidiosas, ¿eh? Igual fue sólo casualidad que la agrediera precisamente a ella (no lo sabéis, no estáis en si cabeza) y os atrevéis a llamarle maltratador y machista sin conocerle de absolutamente nada. ¡Con lo que él quiere a su madre y a su sobrina! Encima la novia ya sabe que él tiene a veces un pronto un poco malo y aún así se viste como le da la gana, sale por ahí con quién quiere sin darle a él explicaciones y vuelve a casa cuando le parece. ¿Esta qué se cree? ¿Qué esperáis? ¿Que encima la respete cuando es evidente que ella no lo hace? Qué pesadas sois con vuestros derechos y vuestras libertades, colega. ¡Qué cansinas! Además, sabiendo que mi vecino se ha separado y está pagando una casa en la que no vive, ¿cómo tenéis la desfachatez de denunciar otras realidades de este país? Qué sinvergüenzas, en serio. Qué sinvergüenzas. ¿Tan malfolladas estáis que no podéis dejarnos tranquilos ni un día? ¿Por qué no nos dejáis vivir en paz de una vez por todas? ¡Todo el día viendo fantasmas donde no los hay! ¡Todo el día persiguiéndonos y acosándonos! ¡Nazis! ¡Que sois una panda de nazis asquerosas sin escrúpulos!"

Realidad en España, siglo XXI.

18 de diciembre de 2016

LA MATÉ PORQUE ERA MÍA

Apenas tienes 25 años, trabajas como ingeniera y vuelves a casa de madrugada tras disfrutar de tu cena de empresa. Entras en el portal de tu casa - en la que vives con varias amigas - y, antes de poder acceder al ascensor, alguien te está esperando para apuñalarte hasta matarte. Son así de valientes. Más de 10 puñaladas en el pecho y el cuello. No te roba, sólo te quiere quitar de en medio. Que estés viva le molesta. Te asesina, te deja tirada en tu propia sangre y se larga. Un vecino encuentra tu cuerpo a las 6 y media de la mañana y todo lo que eres, absolutamente todo, termina ahí. Para siempre. Mientras, la prensa sigue diciendo que apareciste muerta, no asesinada. Como si fuera un matiz sin importancia. Y la gente sigue pensando que no son horas de volver a casa sola. Como si parte de responsabilidad también fuera tuya.

Y así cada día. Cada maldito día. Nos siguen matando mientras nos siguen queriendo hacer creer que son exageraciones y paranoias nuestras, que el machismo no es tan grave ni tan serio como nosotras, precisamente nosotras, lo pintamos y que qué hacemos luchando por la igualdad si no sólo ya disfrutamos de ella sino que encima tenemos privilegios evidentes. Decídselo a la familia de Ana María.

¿Qué día empezamos a tomarnos esto en serio?


5 de diciembre de 2016

EL PAÑUELO TIENE EL VALOR QUE TÚ LE DES

Es increíble la cantidad de mujeres que, tras mi viaje a Irán, me dicen que a quién se le ocurre ir a un país en el que te obligan a ponerte un pañuelo sólo por ser mujer. Como si no hubiera nada más denigrante en esta vida. Como si eso fuera lo más importante a tener en cuenta antes de visitar una cuna de civilizaciones. Para entrar al Vaticano - o para entrar en misa durante mi etapa en un colegio católico - es requisito indispensable cumplir unas normas de vestimenta. Para entrar en Irán, igual. Ni que decir tiene que, como imposición que es, me parece opresivo e injusto. Pero no por mí, que sólo estoy de paso y voy de buena gana y de forma voluntaria, sino por los millones de mujeres iraníes que lo llevan obligatoriamente toda su vida. Aunque, repito, ojalá lo más grave para los ciudadanos en Irán fuera eso. Para una extranjera que va de vacaciones es sólo un complemento más. Un complemento que te protege del Sol que pega, especialmente en verano, y que resulta insignificante si lo comparas con la cantidad de realidades, personas, monumentos, historias y paisajes que te permite conocer. Si me dicen que para conocer Birmania tengo que llevar siempre un collar, me pongo un collar nuevo cada día. Si me dicen que para visitar Senegal tengo que ir vestida de color azul, me llevo azul hasta el pijama. Y si me dicen que para estar en Irán tengo que llevar un pañuelo, me llevo varios de casa y me compro otros tantos allí, en cualquier bazar. ¿Un pañuelo a cambio de uno de los mejores viajes de mi vida? Fair enough, que dirían aquellos. No pasa nada. Firmo. Es sólo tela. Sigo siendo la misma. Solo que ahora, además de haberme puesto en la piel de muchas mujeres, tengo decenas de experiencias nuevas en la mochila gracias, entre otras cosas, a llevar un pañuelo de aquella manera (como lo llevan ellas). ¿Vuestro valor como mujer os lo da u os lo quita el llevar una tela en la cabeza? ¿Qué sois? ¿El ayatolá Khomeini?