4 de junio de 2014

EUROPA ESTÁ MUERTA

El miedo. Es más que evidente que el único que hace bien su trabajo en Europa es el miedo. La gente ha perdido el norte. La falta de sensibilidad y empatía hace que millones y millones de personas supuestamente civilizadas vean por televisión imágenes horribles e inhumanas antes las que muestran pasividad absoluta. Culpabilizan a seres humanos que pasan más hambre en España que en su país de origen de todos los males y las penurias que viven desde hace unos años mientras hacen la vista gorda cuando los dirigentes a los que han elegido les recortan derechos y libertades cada día. Gente 'de bien'. Nazis ocultos bajo la máscara de europeos, tan educados como adiestrados, que se creen las mentiras de aquellos que, a fuerza de repetirlas una y mil veces, por activa y por pasiva, han conseguido que parezcan verdad. Europa está muerta y, a este paso, moriremos con ella.


"Nos venden que esos subsaharianos vienen aquí a robarnos nuestro trabajo y nuestra sanidad pública, cuando las estadísticas demuestran que es justamente lo contrario, que la mayoría de los inmigrantes africanos que llegan aquí no tienen permiso de trabajo o trabajan en los trabajos que los nacidos en España no queremos hacer, y que son el colectivo que menos usa nuestra seguridad social, entre otras cosas, porque son jóvenes y fuertes en su mayoría, lo que hace que visiten menos al médico que el ciudadano español medio. Pero, a fuerza de repetir la misma mentira una y otra vez, hemos acabado por creerla y una gran parte de la población española está convencida de que los inmigrantes nos roban nuestro trabajo y se aprovechan de nuestra sanidad pública. Para hacer más convincentes sus mentiras nos dicen que vienen a nuestro país a operarse porque una operación que aquí es gratuita en su país les cuesta lo que ganan en un año. Y la gente se lo cree. Se lo cree porque necesita creer que hay un culpable de las penurias económicas que está sufriendo, y nuestras autoridades le hacer ver que ese culpable no es el austericidio al que nos están sometiendo, sino el inmigrante que acecha esperando a saltar la valla o el que ya está aquí beneficiándose de nuestra precaria sanidad pública. 
Pero esa gran mentira no es exclusiva de nuestros políticos, es una mentira generalizada en Europa. Eso explica que elección tras elección la extrema derecha y la xenofobia consigan más y más votos, que uno de cada cuatro franceses que han votado (jóvenes y trabajadores principalmente) lo han hecho a la extrema derecha, que esa ideología haya ganado las elecciones en Dinamarca, o que haya subido tanto en Suecia y Finlandia, o que los neonazis hayan conseguido ser la tercera fuerza política en Grecia, o que hayan conseguido un eurodiputado en la mismísima Alemania, o que estén en el gobierno de Ucrania apoyados por la Unión Europea… Estamos ante un nuevo auge del nazismo. Los judíos fueron el chivo expiatorio de la crisis económica para los nazis alemanes en los años treinta. Hoy aquellos judíos son los inmigrantes, especialmente los subsaharianos, y hoy aquella Alemania es toda Europa. Muchas veces nos preguntamos cómo fue posible la barbarie nazi, qué pasó con la población de gente 'de bien' alemana que no lo impidió...

Fotografía de Gianfranco Tripodo
Viendo lo que está pasando hoy en España y en Europa cada día está más claro lo que ocurrió: la gente 'de bien' se dejó embaucar por una ideología que decía defender sus intereses criminalizando al judío, al diferente, y miró a otro lado, no quiso ver. Hitler ganó unas elecciones, no lo olvidemos, y cuando las ganó el odio a los judíos era el núcleo de su programa. Aquellos alemanes de bien permitieron con su silencio cómplice que ocurriese el genocidio del pueblo judío. Los europeos 'de bien' estamos permitiendo hoy que los nuevos nazis ganen hoy las elecciones. En los años treinta miles de jóvenes se alistaron como voluntarios para luchar contra el fascismo y varios países se levantaron en armas contra el nazismo. Gracias ellos el nazismo desapareció de Europa. ¿Quién evitará ahora que vuelva a adueñarse de ella?"
Artículo original: Inmigración, xenofobia y racismo por Carlos Olalla.

4 comentarios:

  1. Muy bueno y tristemente cierto. Precisamente sobre esto mismo estoy escribiendo ahora. "Es más que evidente que el único que hace bien su trabajo en Europa es el miedo."

    ResponderEliminar
  2. Oh qué bueno, es precisamente la misma idea que lleva rondándome la cabeza desde que empezó esta locura.

    ResponderEliminar
  3. O sois unos hipócritas o teneis una empanada muy grande. Hacéoslo mirar.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién evitará ahora que vuelva a adueñarse de ella? - La crisis en la que estan sumergidos viarios paises europeos y el desarrollo de los países de origen hará que la gente deje de emigrar a países supuestamente 'desarrollados'.

    ResponderEliminar